Somos Slow Fashion: Moda lenta que perdura

A medida que vamos diseñando los tejidos para la que será nuestra primera colección infantil, hemos conversado, una y otra vez, acerca del concepto Slow Fashion en el que nos hemos inspirado para convertirlo en eje central de toda nuestra indumentaria. Porque la nuestra será ropa que perdure, ropa con conciencia por el medio ambiente, hecha a mano y con dedicación. Ropa slow.

Pero a qué apunta este concepto tan rebuscado dirán ustedes (es simple y muy necesario para los tiempos que corren), les explico: la filosofía Slow Fashion o moda sostenible es la antítesis de lo conocido como Fast Fashion también denominada moda industrializada. Se trata de un movimiento que respeta al medio ambiente y que cada vez cuenta con más seguidores.

Este movimiento ganó notoriedad tras la tragedia sucedida en la fábrica de Bangladesh en el 2013, donde más de 1.100 personas murieron al derrumbarse el edificio dónde estaban produciendo prendas de manera industrial el cual no cumplía con las medidas básicas de seguridad (leer más aquí).

Tras este acontecimiento tanto las empresas, como los consumidores, comenzaron a tomar conciencia de la situación y la moda sostenible experimentó un importante ascenso, por lo que cada vez son más las personas que optan por comprar prendas de comercio justo, con mayor calidad y exclusividad en detrimento de las prendas a precios asequibles pero realizadas en cadena y con materiales dañinos para el medio ambiente.

Esta nueva corriente de pensamiento se contrapone al consumo desenfrenado de antaño y a sus consecuencias negativas para el medio ambiente y se enmarca en los movimientos de la "cultura slow" que se viene manifestando en varios rubros, como por ejemplo en la gastronomía "una comida meditada y de ingesta tranquila y sana" en contraposición a las cadenas de comida rápida.

En moda, el concepto promueve una elección más razonable del propio guardarropas, donde la calidad sea el eje conductor destituyendo la cantidad. Pocas prendas, que duren mucho, de telas nobles y cortes impecables.


El origen 

El término Slow Fashion fue acuñado por Kate Fletcher en el 2007 (Centre for Sustainable Fashion UK) y se basa en los mismos principios que el movimiento de comida lenta (Slow Food Movement). Inicialmente, el movimiento de moda lenta procuró rechazar toda la ropa producida masivamente, refiriéndose sólo a ropa handmade, pero con el paso del tiempo se ha extendido para incluir muchas interpretaciones siendo practicado de varias maneras.

Actualmente, el manifiesto Slow Fashion predica y práctica la siguiente filosofía de vida: 

  • Oponerse y boicotear la moda producida masivamente (Fast-Fashion o McFashion)
  • Elegir productos artesanales para apoyar a los negocios pequeños, el comercio justo y las prendas hechas de manera local.
  • Comprar ropa de segunda mano o vintage y donar la ropa que ya no se usa.
  • Elegir ropa hecha con telas producidas éticamente o recicladas.
  • Elegir prendas de calidad que duren más tiempo y trasciendan las tendencias (estilo “clásico”) y puedan ser reparadas.
  • Hacer la propia ropa (hacer, reparar, personalizar, customizar, alterar, y alargar el ciclo de la propia ropa).
  • Bajar el consumo de ropa (comprar menos prendas y con menor frecuencia)

Como ven el movimiento Slow Fashion es una representación unificada de todos los movimientos de moda sostenible, eco, verde, y ético. Promueve la educación acerca del impacto de la industria de la ropa sobre el ambiente y el agotamiento de los recursos, busca desacelerar la cadena de suministros para reducir el número de tendencias y temporadas, promover la producción de calidad por sobre la imagen "desechable" que promueve la moda. 

Si te interesa conocer más acerca del movimiento Slow Fashion te sugerimos visitar la página Slow Fashion Next, la organización Fashion Revolution y en Chile la fan page Slow Fashion Chile

Si conoces otra página u organización nos avisas y la revisamos para compartir la información con todo el mundo. Así nos animamos a vivir más slow y mejor!

(Esta nota la hicimos en base a información recogida del Diario La Tercera y Slow Fashion Next)