Somos Comercio Justo: Economía Solidaria

La primera vez que escuché hablar de Comercio Justo, me di cuenta que nunca me había detenido a pensar, con profundidad, si lo que compramos habitualmente puede perjudicar, directa o indirectamente, a algo o alguien. Comprar se ha vuelto un ejercicio tan mecánico y repetitivo que nadie analiza los diferentes aristas que confluyen en un acto tan propio y natural de nuestro sistema capitalista. 

Por suerte, si hay quienes se han detenido a analizar con sentido crítico, dando pie al nacimiento de un movimiento internacional que lucha por la justicia global a través de la comercialización de productos elaborados en condiciones justas, la movilización social y la incidencia política. 

El Comercio Justo denuncia los orígenes de la pobreza y desigualdad, desarrollando un sistema comercial alternativo en el que los derechos de los pueblos y del medio ambiente están en el centro de la actividad económica. 


Historia

El movimiento del Comercio Justo comenzó entre los años 40 y 50 en Estados Unidos, donde se desarrollaron las primeras iniciativas de venta de productos elaborados por artesanos que intentaban luchar contra los bajos precios del mercado internacional, los altos márgenes y la dependencia frente a los intermediarios. Casi simultáneamente, en Europa, la ONG Oxfam del Reino Unido empezó a vender artesanías fabricadas por refugiados chinos en sus propios locales.

Posteriormente, el Comercio Justo se desarrolla con fuerza a partir de 1964 tras el llamado de los países empobrecidos en la Conferencia de la UNCTAD donde exigían "Comercio, no ayuda". A partir de ese momento, se inició una cadena de tiendas "solidarias", en Holanda y luego Alemania, Suiza, Austria, Francia, Suecia, Gran Bretaña y Bélgica. 

Desde entonces, el comercio justo, además de una práctica presente en numerosos lugares del planeta, se ha convertido en un movimiento internacional que trabaja por equilibrar las relaciones comerciales.


Los 10 principios internacionales del Comercio Justo

La Organización Mundial del Comercio Justo establece 10 principios que deben ser cumplidos por la organizaciones que quieran ser parte de este movimiento:

  • Creación de oportunidades para productores con desventajas económicas.
  • Transparencia y responsabilidad.
  • Prácticas comerciales justas.
  • Pago de un precio justo.
  • Asegurar ausencia de trabajo infantil y trabajo forzoso.
  • Compromiso con la no discriminación, equidad de género y libertad de asociación sindical.
  • Asegurar buenas condiciones de trabajo.
  • Facilitar el desarrollo de capacidades.
  • Promoción del Comercio Justo.
  • Respeto por el medio ambiente.

En Mundo Ami, a pesar de que no contamos (todavía) con certificación de Comercio Justo, creemos firmemente que este es el camino para crear un sistema alternativo que dignifique el trabajo del productor. 

Y, por supuesto, en la creación de un sistema más amigable, tu rol como cliente, es fundamental porque al ejercer el consumo responsable, no solo ayudas a mejorar las condiciones de vida de las comunidades productoras, respetando el medio ambiente, sino que también presionas para cambiar las condiciones injustas de intercambio en el mercado convencional. Como ves la decisión está en tus manos, prefiere el comercio justo!

(Esta nota la elaboramos en base a la información contenida en Economia Solidaria)